Novedades

Cuenta regresiva. Relatos sin vuelta atrás.

El miércoles pasado los alumnos de 3º B y C de Secundaria presentaron su libro: “Cuenta regresiva. Relatos sin vuelta atrás”. Se trata de una antología de dieciocho cuentos que son el resultado de un proyecto que surgió espontáneamente en la clase “Prácticas del Lenguaje” a cargo de la profesora Graciela Ruíz.

La propuesta nació después de haber leído el cuento que escribió la alumna Florencia Nardini, de 5to año, que fue la inspiración para el resto de los cuentos.
En un cálido encuentro con familiares y amigos, los escritores contaron cómo fue la experiencia, sus reflexiones y, por supuesto, firmaron libros.

Agradecemos a las familias por apoyar a los chicos en su proyecto y a todos los que colaboraron con él.

La vida está llena de obstáculos y para superarlos hay que poner en juego ganas, capacidad, imaginación y colaboración (de otros hacia nosotros y nuestra hacia el prójimo).

Germán Ponce, padre de 3ºC

Un aprendizaje para el futuro.

Reflexión de Germán Ponce, padre de la alumna de 3°C Trinidad Ponce Vargas.

La reflexión es en realidad sobre el trabajo y no sobre el libro. El hecho de haber tenido que hacer una tarea sobre la cual no tomamos la decisión de tener que hacerla, tener un plazo para terminarla, tener que hacerla con un compañero a quien no elegimos y que de eso dependiera una calificación, nos lleva al paralelo de cualquier actividad cotidiana de nuestra vida.
Puede ser una acción en nuestro trabajo en el futuro, puede ser una relación con un familiar nuestro (o adquirido por matrimonio), un conflicto con un vecino o lo que se les ocurra.
Todas esas herramientas fueron usadas para construir esas historias que hoy terminaron plasmadas en un libro que llenó a todos de satisfacciones: padres orgullosos por lo que hicieron sus hijos, profesora feliz por la acción de sus alumnos y ellos contentos por haber logrado el objetivo.

Que les quede para el futuro este ejemplo como aprendizaje, aún cuando pensamos “y para qué me sirve escribir un cuento si yo voy a ser (por ejemplo) analista de sistemas?”. Lo que se aprendió es cómo sobreponerse a los problemas que menciono en el primer párrafo. El cuento (o el libro) fue simplemente un medio, en forma de ejercicio o de juego, para que el aprendizaje sea más ameno y vaya mucho más allá de un hecho literario o una acción artística.

Es posible que los vaivenes de la vida ya les estén afectando a muchos y tal vez no lo sepan o no encuentren cómo enfrentarlos. Este ejercicio es un ejemplo de que cuando se quiere, se puede.

Felicitaciones a todos por el logro y sigan adelante!

Tags